Espirulina, veganismo y formulación magistral

Hace poco descubrí que la vitamina B12 que aporta la espirulina, es más bien una pseudovitamina, que además de no ser biológicamente aprovechable por nuestro organismo, engaña en las analíticas y puede hacernos creer que tenemos los niveles adecuados cuando no es así.

Dieta vegetariana/vegana/pescovegetariana/ovolactovegetariana/etc

Habitualmente se arrojan una serie de dogmas nutricionales contra las personas que por diversos motivos deciden disminuir o restringir totalmente el consumo de carne, pescado, o cualquier otro producto de origen animal.

Se les suele advertir que de esa manera caerán en una desnutrición profunda, carente de hierro, proteinas, o vitaminas de toda clase. Hoy sabemos que esto no ocurre, y como bien explica Julio Basulto en su libro “Más vegetales, menos animales”, la reducción del consumo de estos productos no sólo no es peligrosa, sino que además puede ser beneficiosa para la salud si se hace de forma adecuada.

La vitamina B12, ¿alimentos fortificados o suplementación?

En una dieta omnívora sana y adecuada los aportes de vitamina B12 suelen ser suficientes. Curiosamente no porque esta vitamina se encuentre de forma natural en muchos alimentos, sino porque se fortifican (en los piensos de la ganadería) y así llega esta vitamina hasta nosotros.

Las personas que eligen una dieta sin productos de origen animal más o menos estricta no tienen estos aportes asegurados, y aquí se plantea el dilema ¿toman algún suplemento o algún alimento fortificado?

Por un lado los alimentos fortificados con vitamina B12 suelen ser alimentos ultraprocesados y que contienen otras sustancias que debemos evitar, como azúcar o sal. En muchas ocasiones suelen ser difíciles de adquirir, su distribución no es muy buena aún.

Por otro lado, tomar suplementos en muchas ocasiones se rechaza por parte de la persona, pues lo asocia a tomar un medicamento, como si estuviera enfermo.

Pseudovitamina B12, ¿cuales son los peligros?

La vitamina B12 (cobalamina) es una vitamina hidrosoluble, de compleja absorción por nuestro intestino. Participa en la producción de células de la sangre y en el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Un déficit de esta vitamina puede dar lugar a una anemia macrocítica y a diversas alteraciones neurológicas.

El problema es que una alta ingesta de ácido fólico y pseudovitamina B12 en la dieta pueden “engañar” en nuestras analíticas, haciéndonos creer que nuestros niveles son correctos, cuando no es así.

Déficit de vitamina B12 ¿sólo en vegetarianos?

No, para nada.

Hay diversas enfermedades y tratamientos que pueden provocar la deficiencia de vitamina B12:

  • Alcoholismo crónico.
  • Enfermedad de Crohn, celiaquía, infección con la tenia de los peces u otros problemas que le dificulten al cuerpo la digestión de los alimentos.
  • Anemia perniciosa, un tipo de anemia por deficiencia de vitamina B12 que ocurre cuando el cuerpo destruye células que producen el factor intrínseco.
  • Cirugías para extirpar ciertas partes del estómago (cirugía bariátrica) o el intestino delgado, como algunas cirugías para bajar de peso.

Algunos medicamentos que provocan el déficit de vitamina B12

El tratamiento crónico con algunos medicamentos puede afectar a la absorción de esta vitamina. Las reservas del organismo suelen ser grandes y el efecto adverso puede tardar tiempo en manifestarse.

Hay distintos medicamentos que pueden dar lugar a déficit de vitamina B12:

  • Los medicamentos que aumenten el pH gástrico. El pH óptimo para la correcta digestión debe ser lo suficientemente ácido como para lograr la activación de la enzima pepsina (a partir del pepsinógeno), y que esta nos ayude a digerir correctamente la vitamina B12 presente en los alimentos que ingerimos.
    • Antiácidos: tipo Almax, Bemolan, Gaviscon o un simple Bicarbonato sódico
    • Inhibidores de la bomba de protones, mal llamados “protectores”: Omeprazol, Pantoprazol, Esomeprazol, Rabeprazol, etc.
    • Antihistamínicos H2: Ranitidina, Famotidina, Cimetidina, etc.
  • Otros medicamentos que por diversos motivos producen el déficit de vitamina B12:
    • Ácido para amino salicilico (PAS), en el pasado se usó en tratamiento de la tuberculosis, pero la aparición de fármacos más eficaces lo relegaron al olvido. Hoy apenas se usa.
    • Azatioprina (Imurel): inmunosupresor de aplicación en diversas enfermedades autoinmunes, como colitis ulcerosa, artritis reumatoide, coadyuvante para evitar el rechazo de los trasplantes.
    • Clorato potásico (Faringenilo): hoy en día se emplea como sialagogo, es decir, para aumentar la secrección de saliva, y también para afecciones leves de garganta por su leve efecto antiséptico.
    • Colestiramina (Efensol, Resincolestiramina): es un hipolipemiante, se aplica para el tratamiento de la cirrosis biliar, la colestasis y la hipercolesterolemia entre otras.
    • Colchicina (Colchimax, Colchicina Houde): se emplea en el tratamiento de la “gota”, reduciendo la respuesta inflamatoria por el depósito de los cristales de urato.
    • Cloramfenicol: actualmente este antibiótico no se encuentra comercializado en Europa ni Estados Unidos para vía sistémica, por los numerosos y graves efectos adversos que provoca.
    • Difenilhidantoína (Epanutín, Sinergina), se emplea como antiepiléptico.
    • Floururacilo, es un antineoplásico empleado en el tratamiento de diversos tipos de cáncer.
    • Metformina (Dianben): sin duda el antidiabético oral de referencia, que por muchos y diversos motivos sigue siendo el tratamiento de elección para gran parte de los pacientes.
    • Metotrexato: es un antimetabolito del ácido fólico, que se emplea para artrititis, psoriasis y algunos tipos de linfomas y leucemias.
    • Neomicina, antibiótico aminoglucósido que en la actualidad apenas se usa por via sistémica.
    • Zidovudina, fármaco antirretroviral empleado en el tratamiento del VIH. Hoy en día su uso poco habitual para esta infección (embarazadas y neonatos).

Todos estos medicamentos en caso de ser tratamientos prolongados requerirán un control clínico de los niveles de vitamina B12, así como una valoración general del paciente para detectar si hay manifestaciones de la deficiencia.

Vitamina B12 y formulación magistral

En la actualidad existen unos pocos medicamentos que sólo aporten Vitamina B12 como Optovite B12 y Cromatonbic B12, que aportan 1000 mcg de esta vitamina por ampolla. Se puede administrar por vía parenteral (subcutánea, intramuscular, intravenosa) o por vía oral.

El problema es que esa dosis tan elevada no se absorbe muy bien, y no se adapta a los requerimientos de todos los pacientes.

Existen numerosos suplementos que contienen vitamina B12 en combinación con otras vitaminas, minerales, etc. También en estos casos existen problemas, pues la absorción de la vitamina B12 puede verse afectada al interaccionar con esas otras sustancias.

He realizado una búsqueda sin éxito en bases de datos de formulación magistral y bases de datos científicas en general sobre la vitamina B12 como fórmula, pero hasta ahora apenas he encontrado nada.

Apriori (y con todas las reservas debido a la falta de información) se podría elaborar de varias formas:

  • Gotas, para lactantes y niños
  • Solución oral, para niños y pacientes con dificultades para tomar las cápsulas
  • “Cápsulas pediátricas”, estas cápsulas son especialmente útiles cuando la estabilidad de la solución o las gotas es limitada, y/o depende de la conservación en frío. Se trata de encapsular el medicamento junto con un excipiente habitual en pediatría, como pueden ser la lactosa o la maltodextrina, y en el momento de administrar el medicamento, se abre la cápsula, se disuelve en un poco de agua/zumo/leche y se toma.
  • Cápsulas
  • Solución para inhalación nasal, por increíble que parezca la vitamina B12 también se absorbe por vía nasal. Útil en casos de malabsorción intestinal, y podría ahorrar dolorosos pinchazos a los pacientes. (estudio)

Ingestas de referencia en la dieta para la vitamina B12:

Bebés (ingesta adecuada)

  • 0 a 6 meses: 0.4 microgramos por día (mcg/día)
  • 7 a 12 meses: 0.5 mcg/día

Niños

  • 1 a 3 años: 0.9 mcg/día
  • 4 a 8 años: 1.2 mcg/día
  • 9 a 13 años: 1.8 mcg/día

Adolescentes y adultos

  • Hombres y mujeres de 14 años en adelante: 2.4 mcg/día
  • Mujeres y adolescentes embarazadas: 2.6 mcg/día
  • Mujeres y adolescentes lactantes: 2.8 mcg/día

Para asegurarnos estas ingestas a día de hoy, hay distintas opciones: mediante la dieta omnívora saludable (y puede que no lleguemos a alcanzar los requerimientos, especialmente si tomamos alguno de los medicamentos citados), o la dieta vegetariana/vegana complementada con algún suplemento de vitamina B12.

Unos requerimientos tan diferentes en función de la etapa de la vida del paciente justifican el empleo de un medicamento a medida del paciente en cada momento.

Aquí es donde aparece una gran laguna para los vegetarianos/veganos: no existe ningún medicamento industrial que aporte vitamina B12 en cantidades pequeñas y acordes a cada situación. Como no existe ninguno, el paciente debe optar forzosamente por adquirir suplementos dietéticos, que en muchas ocasiones son bastante caros y a los que no se les exigen las características en materia de seguridad, eficacia y calidad que debe tener un medicamento.

Otra gran ventaja de la formulación magistral es que la vitamina B12 elaborada cómo fórmula magistral SI está financiada por la Seguridad Social, al menos en muchas comunidades autónomas.

“Medicamentos para veganos”

Escribir este post me ha dado bastante que pensar sobre los medicamentos y cosméticos que empleamos en la actualidad, y empiezo a darme cuenta de que los cosméticos ya se han empezado a adaptar a esta corriente (no se experimentan en animales, hay muchos que no contienen ningún derivado animal), mientras que los medicamentos convencionales aún no están concebidos como aptos para veganos.

Aún es muy amplio el uso de derivados animales en la industria farmacéutica, empezando por la gelatina de las cápsulas de gran número de medicamentos. Este puede ser un gran tema para otro artículo.

Luis Jiménez. Farmacéutico comunitario. Colegiado 05/644

Fuentes:

“Más vegetales, menos animales” Julio Basulto

La vitamina B12. Blog “Dietistas vegetarianos”

Vitamin B12 Deficiency: Recognition and Management. American Family Phisician. 2017 Sep 15;96(6):384-389.

Algas ¿Panacea nutricional?. Julio Basulto en el Blog “Dime que comes”

Déficit de Vitamina B12 en pacientes tratados con metformina. Pautas de actuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *